Entrevista a Graciela Araya

Gracias a  las redes sociales pudimos contactar a la prestigiosa mezzosoprano nacida en Concepción, Graciela Araya. Nos respondió amablemente, pese al poco tiempo con que contaba. En los días en que la contactamos para llevar a cabo esta entrevista, era parte del elenco de la ópera "La hija del regimiento" de Gaetano Donizetti en Las Palmas de Gran Canaria. Ahí compartía escena junto a grandes artistas, como el tenor mexicano Javier Camarena y la soprano australiana Jessica Pratt.

Hace tiempo queríamos entrevistar a esta cantante chilena. Con paciencia y trabajo ha logrado realizar una respetable e interesante carrera internacional. La lista de Teatros en que se ha presentado sorprende por su cantidad y prestigio. Por nombrar sólo algunos: Metropolitan Opera de Nueva York, Royal Opera House de Londres, Ópera de París, Fenice de Venecia, New National Theatre de Tokio, Teatro Municipal de Santiago, Opera de Viena. 

Algunos de los roles que Graciela tiene en repertorio son Amneris en Aida, Charlotte en Werther, Concepcion en L’heure espagnole, Dalila en Samson et Dalila, Herodias en Salome, Jocasta en Oedipus rex, Kundry en Parsifal, Laura en La Gioconda y Venus en Tannhäuser.

 

El público chileno la conoció a principios de los años 80 cuando, siendo muy joven, actúo en el "Teatro Municipal de Santiago" junto a algunos de los cantantes internacionales de fama mundial, que en esos años venían a Chile. Además, protagonizó óperas en la entonces llamada "Ópera Nacional". Hoy podemos verla en varios videos en Youtube, además de los DVD de las producciones de "Rigoletto" (2000) de Verdi y "Las bodas de Figaro" (2008) de Mozart, ambas en la Royal Opera de Londres. En esta última, interpreta a Marcellina, la madre de Figaro logrando una creación de altísimo nivel. Dicho video de "Las bodas de Figaro" lo recomendamos vivamente. Una producción de David McVicar y un gran reparto de cantantes, todos bajo la dirección musical de Antonio Pappano.

 

¿Qué recuerdas de tus inicios? ¿Cuánto crees que influyó en tu carrera trabajar  en Chile junto a grandes artistas como por ejemplo Renato Bruson, Lucia Valentini Terrari, Cristina Deutekom?

 

Me impresionó su buen trato, su simplicidad y sus dones artísticos de altísimo nivel. Era como estar en el Olimpo.

 

 

¿Cómo fue que te convertiste en cantante de ópera?  ¿Fue una decisión planeada o algo que pasó?

 

No fue planeado, simplemente comencé a estudiar canto para conocer la técnica, tenía 14 años y no soñaba con volverme una cantante lírica. Mis padres eran amantes de la ópera, así que la escuchábamos esa música en casa. Mi primer amor fue “Carmen” con Fiorenza Cossotto.

 

 

Tu repertorio va desde Monteverdi hasta compositores actuales como Schnittke.  ¿Enfrentas los diferentes roles de la misma forma o lo haces de manera distinta según el estilo de composición?

 

Siempre de manera distinta, cada ópera para mí es un mundo a descubrir. Considero que debe haber una transformación en cada rol y me gusta sorprender al público.

 

 

Sabemos que creaste el rol de María d'Avalos en la ópera Gesualdo de Schnittke, si es así ¿cómo fue esa experiencia?

 

El compositor estaba muy enfermo y falleció casi al mismo tiempo de la premier. Mstislav Rostropóvich que dirigía la obra estaba muy comprometido con el maestro Schnittke, pues tenían una gran amistad y lo visitaba constantemente para seguir sus indicaciones. Fue una excelente experiencia pues tuve que usar todos mis conocimientos de años de escenario en este rol (danza, teatro, etc).

 

 

Teniendo en cuenta todo lo que has hecho, se habla poco en Chile de tu carrera de más de 30 años, en los cuales has cantado en los teatros más importantes del mundo. ¿Por qué crees que se informa poco lo que haces y estás haciendo? ¿Por qué no has vuelto al Municipal desde del Orfeo y Euridice del año 2002? ¿No te han vuelto a llamar?

 

Son exactamente 36 años de carrera. Antiguamente no teníamos la maravilla del Internet y Facebook. Siempre me dediqué con mentalidad alemana al trabajo duro y creatividad al máximo, tratando de expandir lo más posible la variedad en el repertorio. No dediqué tiempo a la publicidad, pues nunca lo consideré importante, lo encontraba más bien una pérdida de tiempo. Siempre estoy apurada, hay mucho que descubrir pero considero bien haber estado 3 veces en 30 años. Me considero una persona muy afortunada de poder realizar esta profesión.

 

 

En el último tiempo has trabajado en Master Class con jóvenes, ¿qué intentas traspasar a los que se están iniciando?

 

Sobre todo les quiero pasar información de mis vivencias en el escenario, que sólo se pueden aprender en la experiencia de muchos años trabajando con grandes directores de escena. Considero que esto les puede ayudar muchísimo, pues en Chile hay excelentes profesores de canto y jóvenes con voces hermosas. Así que si de algún modo les puedo ayudar a acelerar el proceso de aprendizaje en el escenario, mejor todavía.

No todos tienen acceso al palco escénico. Deberíamos tener una Ópera Nacional como la Volksoper de Viena donde se puedan foguear. Genialidad y talento hay.

 

 

¿Por qué crees que para un cantante joven es en general tan difícil pararse con naturalidad en un escenario? En nuestra opinión, más que para otro intérprete escénico.

 

Porque no tienen un acceso continuo al palco escénico. Hay cosas específicas que sólo se aprenden en la práctica. También es importante interactuar con cantantes mayores que han hecho un camino largo. Recibir consejos de otros que ya han cantado la parte cientos de veces. Normalmente estas estrellas son muy generosas. Yo tuve la fortuna de aprender de Margarita Lilowa, Leonie Rysanek, Heinz Zednik, Victoria Vergara, Edita Gruberova, Agnes Baltsa, Mara Zampieri...

 

 

Acá en Chile se ha discutido mucho acerca de lo pertinente que es modificar elementos en las puestas en escenas y escenografías, hacerlas más modernas. En general, la gente prefiere puestas en escenas tradicionales. En cambio, nosotros creemos que las puestas en escenas se diferencian más que nada en "con ideas" y "sin ideas". No nos cerramos a ninguna interpretación, cambio de espacio y tiempo de acción.

¿Cuál es tu opinión al respecto?

 

En Alemania el público exige que cada propuesta escénica tenga alguna extrapolación que le dé nueva vida a lo que se está contando. El público viaja, compara y discute. Al final votan por la mejor producción del año, claro que el éxito depende de la genialidad del director.

 

 

Estos días estuviste en Las Palmas de Gran Canarias con "La hija del regimiento". Junto al tenor mexicano Javier Camarena, quien bisó su aria (la repitió a petición del público) y Jessica Pratt, otra experta en roles belcantistas. ¿Cómo fue esta experiencia?

 

Nuestro querido Javier Camarena -latinoamericano- es un excelente compañero y profesional de gran nivel; emociona estar a su lado. Difícil dominar el impulso de salirse del personaje y abrazarlo (ríe), él vale oro.

Jessica Pratt es una excelente artista, de muy buen trato. Este elenco, de creación del director artístico Ulises Jaen, se convirtió una muy acertada constelación.

 

 

 ¿Cuáles son tus proyectos futuros? ¿Dónde estás establecida?

 

Estoy establecida en Santiago de Chile hace tres años. Trabajo en el "Teatro Municipal" como profesora de canto y dirijo el taller independiente de ópera "Ramón Vinay", donde trabajo con las voces de la nueva generación. Dejo abierta la invitación a quien quiera participar, deben sólo escribirme por Facebook. Haremos todo lo posible por incluirlos en los proyectos futuros. Además, en Agosto enseño en la prestigiosa Lotte Lehmann Akademie, en Berlín.

 

 

 

 

 

 

Please reload